UCRANIA ¿QUÉ SUCEDERÁ DESPUÉS?

El presidente Joe Biden cree que la guerra de Ucrania marcará el comienzo de un “ nuevo orden mundial ”. En medio de la pandemia del virus chino, Klaus Schwab y las élites globales también anunciaron un "gran reinicio".


En consecuencia, está claro que las naciones del mundo tendrán que entregar su soberanía a un cuerpo internacional de expertos globalistas. Ellos nos ilustraran sobre impuestos, diversidad y políticas verdes, inclusión, políticas sobre población y todo lo que tiene que ver con soberanía y decisiones electorales.


El proteccionismo y la autosuficiencia aumentó en los últimos años, reemplazando los acuerdos de libre comercio y la promoción de la liberalización económica. Lo que comenzó como guerras comerciales y aranceles en aumento, se transformó en un rechazo absoluto a la compleja cadena de suministro multinacional, con restricciones pandémicas y escasez de suministros. La guerra en Ucrania pone en peligro la seguridad alimentaria y energética. La globalización económica  que dependía en gran medida de la interconexión de las economías nacionales para el movimiento transfronterizo de bienes, servicios, tecnología y capital, esta finalizando.

Los promotores o voceros del nuevo orden mundial ya vaticinan los beneficios y pocos peligros de la nueva era.  El economista Adam Posen, presidente del Instituto Peterson: "Ahora parece probable que la economía mundial realmente se divida en bloques, cada uno tratando de aislarse y disminuir la influencia del otro. Con menos interconexión económica, el mundo verá menos tendencia de crecimiento y menos innovación. Las empresas e industrias establecidas nacionales tendrán más poder para exigir protecciones especiales. En conjunto, los rendimientos reales de las inversiones realizadas por los hogares y las corporaciones disminuirán".

La voz de la banca también da la bienvenida a la nueva era. El presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic"La trágica guerra en Europa del Este impulsará aún más la reorientación de las redes de producción y suministro lejos de la minimización pura de costos, hacia la resiliencia y la tolerancia al riesgo. Las interrupciones en la cadena de suministro causadas por la pandemia de coronavirus impulsaron a los líderes empresariales a diversificar las ubicaciones, a los proveedores a aumentar los inventarios y acercar la producción a los mercados finales para maximizar la confiabilidad. Piense en ello como un cambio en los inventarios por el justo a tiempo".

Y no podemos dejar de citar a los dueños del mundo: los especuladores. Howard Marks de Oaktree Capital: "La disponibilidad de bienes cada vez más baratos, como automóviles, electrodomésticos y muebles producidos en el extranjero, fue un factor importante que contribuyó a la inflación benigna de EE. UU. en este cuarto de siglo. Por otro lado, la deslocalización también llevó a la eliminación de millones de empleos en los EE. UU en las regiones manufactureras y muy probablemente al debilitamiento de los sindicatos del sector privado y de la clase media de nuestro país. El reconocimiento de estos aspectos negativos de la globalización ahora ha hecho que el péndulo oscile de nuevo hacia el abastecimiento local. En lugar de las fuentes más baratas, fáciles y ecológicas, probablemente se dará más importancia a las más seguras".

Larry Fink, CEO de BlackRock: "La invasión rusa de Ucrania ha puesto fin a la globalización que hemos experimentado durante las últimas tres décadas.  Hemos vivido dos años tensos en la conectividad entre naciones, empresas e incluso personas. Muchas comunidades y personas se sienten aisladas y miran hacia adentro. Creo que esto ha exacerbado la polarización y el comportamiento extremista que estamos viendo en la sociedad actual".

Aquí hay varios temas en común

Primero, las "opiniones" sobre “nuevos reinicios" y la bienvenida a “la nueva era” implican un gobierno mucho más grande y burocracias más poderosas y no elegidas. Las élites asumen que sus cambios radicales en el uso de la energía, la tecnología, los información de los medios, la votación, la soberanía y consolidación de mercados internacionales, serán la base de la arquitectura del "gran reinicio" impuesto de arriba hacia abajo.

Segundo, los estilos de vida de la clase media se verán reducidos a medida que se nos indique luchar por la sostenibilidad y la transición a la vida o a mundo donde “no tendrás nada y serás feliz”. Pero los Obama seguirán conservando sus tres mansiones, y los futuristas de Silicon Valley insistirán en las exenciones para sus yates.

 

La gente común debe dejar los combustibles fósiles, pero no aquellos que necesitan usar aviones corporativos. Los muros no estropearán nuestras fronteras, pero protegerán los hogares de Nancy Pelosi, Mark Zuckerberg y Bill Gates.

 

Hay otro tema en común, el mundo y los Estados Unidos están furiosos por la hiperinflación que pronto podría superar el 10 por ciento anual. Tendremos suerte si termina solo en recesión o estanflación , en lugar de una depresión global.

 

Los costos del gas natural y el petróleo ahora se están disparando a niveles insostenibles, hasta el punto en que la clase media simplemente no podrá viajar, mantenerse caliente en invierno o fresca en verano, un tema común que afectará a millones.


Tanto en Europa como en Estados Unidos, los gobiernos de izquierda frenaron deliberadamente la perforación y los oleoductos. Cerraron plantas de energía nuclear y subvencionaron proyectos solares y eólicos costosos e ineficientes. Terminaron no con la utopía “sostenible” o “sustentable”, sino con escasez de combustible, precios altos y dependencia energética del régimen de Putin.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ESCANDALO DEL PROFESOR DANY CAJAS NARRO REVELA MUCHAS COSAS EN LA UNAC

DESESPERADOS POR VACUNAR AL 100% SEGUNDA PARTE

TE COMPRO TU TAPABOCA MERMELERO